La leyenda del ahorcado

La leyenda del ahorcado

Si te encuentras en busca de una buena historia de terror, te adentraremos en este caso en una de las tantas leyendas cortas mexicanas, la leyenda del ahorcado, una entidad que se presentó en reiteradas oportunidades en una casa del estado de Chiapas, al sureste del país y levantó un gran revuelo.

La leyenda cuenta que una mujer despertó en medio de una misteriosa noche de verano, sintiendo quizás una extraña presencia a su alrededor, en tal caso, las luces se encontraban apagadas y la mujer no divisó nada extraño, por lo que volvió a entrar en sueño. Posteriormente, durante la misma noche, la mujer despertó acusando la misma incomodidad, ante lo cual decidió dejar la cama y prender la luz de la habitación.

La mujer no podía creer lo que estaba viendo, un hombre desconocido yacía ahorcado en una de las esquinas de la habitación. Este hecho carecía de lógica, puesto que la mujer bien sabía que ella fue la última persona en entrar a la habitación durante ese día. De esta manera, shockeada, la mujer dejó la casa y se refugió en una iglesia hasta encontrar tranquilidad.

Las noches pasaban y esta presencia había quedado prácticamente en el pasado, o al menos eso fue lo que pensó la mujer. Aproximadamente dos semanas después de este terrorífico hecho, y en medio de una noche similar, la mujer prendió la luz de la habitación para encontrarse con esta persona colgada en el mismo rincón que antes. Pero en este caso, ella no escapó de la habitación, decidió mantenerse dentro de ella y hablar de alguna manera con el ente.

De manera pausada, la mujer pregunto al ahorcado “¿Que necesitas?”, nada sucedió. La pregunta fue reiterada en varias oportunidades hasta que sorprendentemente una débil voz tomó presencia en la habitación, indicando que se trataba de un alma en pena que necesitaba informar a sus seres queridos de su fallecimiento, ya que los mismos lo creían simplemente embarcado en un viaje.

La mujer hizo caso a la petición de esta alma en pena y acudió al hogar de su familia, precisó ciertos detalles de importancia comunicados por el ahorcado, y el ente nunca más volvió a hacerse presente en la habitación. Quizás fue la solución para que el alma de este hombre pueda por fin descansar en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *