Todas las entradas de: admin

La cajita de cerillos

La cajita de cerillosAlba estaba acomodando las prendas de su guardarropa, pues tenía propuesto donar algunas de ellas a la caridad durante este año. Sin mayores aspavientos, tomó una gran cantidad de vestidos y los echó una gran caja de cartón.

No obstante, cuando llegó la hora de revisar la chaqueta que le había regalado su prima Berenice, un sentimiento de tristeza hizo que sus ojos se llenaron de lágrimas, puesto que ella había fallecido hacía unos pocos meses.

En uno de los bolsillos interiores encontró una pequeña caja de cerillos, la cual le trajo a su mente recuerdos muy agradables. Ese pequeño artículo publicitario era del hotel en donde se habían reunido ella y Berenice durante las vacaciones de invierno.

Se acordó de los hermosos cuentos cortos que escuchaban ambas durante la infancia.

Una de esas historias hablaba sobre un niño que trabajaba vendiendo billeteras en una esquina de la gran ciudad.

El pequeño aparecía allí desde las ocho de la mañana y no se iba hasta pasadas las nueve de la noche. Los otros vendedores que ya le conocían, a veces le ofrecían un poco de comida, aunque eso escaseaba durante la época invernal, ya que el clima era muy extremoso.

Pese a todos esos inconvenientes, el niño no cejaba en su empeño de salir adelante. Un martes por la tarde una ventisca azotó el condado. Lo único que se veía en las calles eran los autos cubiertos de nieve. Sin embargo, el chiquillo continuaba en la esquina tratando de vender sus billeteras a cualquier persona que pasara, aunque tiritaba de frío.

Fue entonces cuando un carro blanco se detuvo y el vidrio de una de sus ventanillas traseras descendió rápidamente. Luego de eso se asomó una linda mujer quien le dijo:

– He chico ¿no crees que ya es tiempo de que te vayas a tu hogar y dejes de estar jugando aquí? Es día de gracias.

– Señora lo que sucede es que yo no tengo casa. Soy huérfano, duermo en aquel cobertizo.

La mujer sintió un nudo en la garganta y sin pensarlo invitó al niño a su casa para cenar. Al poco tiempo ella lo adoptó y así los dos obtuvieron lo que sin saberlo habían estado buscando. Él el cariño de una madre y ella el amor de un hijo.

Noche de bodas infernal

Noche de bodas infernal

Keila estaba emocionada, su sueño se cumplía. Hasta los 16 años de edad soñó con un príncipe azul, un galán del cual se enamoraría y a quien haría feliz por siempre y vivirían como una pareja perfecta con muchos niños…

Pero a partir de los 17 – 18 su manera de pensar cambió. Su nuevo sueño era enamorar a un viejo con mucho, mucho dinero y poca, pero muy poca vida por delante. Esa era la fórmula perfecta, quedar con compañías, autos y mucho dinero bien valía el sacrificio de acostarse con algún vejete.

Hoy, a sus 22 años y después de sufridos 14 meses de noviazgo con el viejo Manta, dueño del más grande concesionario de autos en la ciudad y de otros negocios que ella pudo conocer apenas empezaron a salir y que le aseguraron que era el indicado. Joe Manta no era precisamente un viejo verde, tenía cierto atractivo aún con sus canas y por ello muchas mujeres lo buscaban pero ella, como toda una tigra, las alejaba, era su presa.

El viejo Manta sufría de problemas cardíacos, así Keila calculó un tope de 5 años para que muriese de un paro o algo así.

Luego de la boda volaron a un hotel propiedad del viejo en un país vecino. Se entregaron a una maratónica jornada de sexo desenfrenado. Por varias horas no parecía un viejo, Keila se extrañó de su virilidad y resistencia hasta que empezó a toser, la llamó, estiró la mano y murió. La muchacha lo tocó en el cuello, buscando pulso y del miedo pasó a una leve alegría que empezó a crecer, sin esperar mucho, ya era dueña de negocios y dinero a montones. Se levantó de la cama y no pudo evitar reír en voz alta pero a los segundos de empezar a reír, otra risa se unió a la suya. El viejo estaba detrás de ella, riendo a carcajadas, la levantó apretándola por los hombros y no pudo creer lo que veía:

El hasta hace poco viejo Manta ahora era un joven musculoso que parecía no parar de crecer, su piel fue adquiriendo un color blanco, no pálido, sino blanco como la cal y sus ojos rojos, parecían estar fuera del blanco y musculoso cuerpo. La lanzó en la cama y la obligó al sexo mientras el contacto con su cuerpo la quemaba, matándola lentamente. Antes de morir, miró en el espejo el reflejo de ambos y vomitó de lado al notar que desde las piernas, abdomen, de ese demonio salían bocas que lamían y mordían su cuerpo, arrancándole la vida a pedazos.

La leyenda del Vuelo 19

La leyenda del Vuelo 19

El 5 de diciembre de 1945, pocos meses después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, una patrulla de aviones de combate de Estados Unidos se preparaba para un ejercicio de rutina en las costas del estado de Florida.

Eran 5 aviones Avenger, cuyos pilotos estaban preparados para las malas condiciones climáticas, para situaciones de combate y para navegación sin equipo tecnológico, sin embargo no estaban preparados para lo que venía.

Esta leyenda de miedo es verdadera, hay documentación acerca de lo que sucedió ese fatídico día.

Los aviones habían volado cerca de 120 kilómetros desde su partida de la base aérea de Fort Lauderdale. Pasaban por una región conocida como “El Triángulo de las Bermudas”, área famosa por las desapariciones de todo tipo de navíos.

Todo iba perfectamente, el sol alumbraba la mañana y los aviones volaban a velocidades óptimas. Sin embargo en un abrir y cerrar de ojos el cielo se nubló, los equipos de localización de los aviones se estropearon y las comunicaciones comenzaron a fallar.

En la radio de la base aérea se escuchaban las voces lejanas de los pilotos, estos denunciaban que habían perdido el rumbo, que se encontraban a la deriva y no podían saber a dónde se dirigían ya que sus equipos no estaban funcionando. Se les dijo que dieran media vuelta y tomaran rumbo a casa, sin embargo al hacerlo, ellos se percataron de que estaban volando en círculos, ya que no podían salir de la nube gris y a pesar de requerirse pocos minutos desde su posición para avistar Tierra, ellos nunca consiguieron esto.

Minutos después se perdieron las comunicaciones y nunca se supo más de los 5 aviones ni de sus tripulantes. No se oyó una alerta por radio de que se fueran a estrellar, nunca se vio un cadáver en la costa, nunca se encontró un pedazo de avión, nunca se vio nada.

Se enviaron cientos de aviones, barcos y oficiales a buscar a esos muchachos, sin embargo fue imposible. La leyenda recuerda un poco a lo que sucedió recientemente con el vuelo de Malasia Airlines.

El Fantasma del Jardinero

El Fantasma del JardineroEsta historia la presencié (lamentablemente) en el colegio cuando estudiaba 5to grado. Los chicos que salían de 6to grado un día se reunieron, nos llamaron a 2 amigos y a mí y nos preguntaron:

¿No han escuchado nunca al fantasma del Jardinero?

Nos miramos entre los 3, extrañados, el día anterior estuvimos hablando de eso pero no le contamos a nadie. No nombramos un jardinero, solo los extraños ruidos que se oían en la parte trasera de la escuela, entre el cuarto de depósito y los matorrales que quedan justo detrás de ese cuarto. Sin necesidad de comentarlo, imaginamos que se referían a esos ruidos. Entonces uno de ellos nos contó la historia de un jardinero que un buen día, haciendo su trabajo, desapareció y por eso nunca más se le vio, sin embargo, en las noches se escuchaba arreglando, revisando los árboles y plantas y canturreando algunas canciones en tono bajo.

Todo eso lo escuchamos mis amigos y yo poco después de la hora de salida en la tarde, cuando nos quedábamos jugando en el patio. Las cosas tenían sentido, un terrorífico sentido.

Al mirarnos callados y asustados, los chicos remataron la historia con algo que nos heló la sangre:

  • Los profesores y el personal no dicen nada porque la escuela quedaría sin niños, pero ya van 4 chicos que se han tropezado con el fantasma del jardinero y este les quita la cabeza con la tijera de podar.

Pues, así la cosa, decidimos no quedarnos nunca más jugando y de ser posible ni mirar a el patio, los matorrales, el patio y el cuarto de depósito quedaban muy cerca y si se veían claramente los matorrales era por falta de iluminación lo cual tampoco era tan bueno. Pero nunca falta un “valiente” y en este caso, mi amigo Cristian nos dijo que hoy nos quedábamos a ver que onda con ese fantasma. Por su manera de hablar se me hizo obvio que no creía la historia, pero nosotros dos sí, de todos modos siempre el como líder, nos hizo quedarnos los 3 jugando en el patio esperando el fantasma, así de tonto lo hicimos.

Ya nos retirábamos del patio cuando escuchamos los sonidos: alguien andaba entre los matorrales y canturreaba en voz baja, así que, Cristian a la cabeza, nos acercamos sigilosamente.

No llegamos a las plantas, de entre ellas, salió. No pudimos verlo bien, pero se notaba muy, muy anciano y con las tijeras en la mano buscó el cuello de Cristian. Como, de donde, fue todo rápido, pero Cristian sacó una pequeña navaja y apuñaló al fantasma. Al verlo sangrar entendimos que no era un fantasma, no por el momento, pero al caer hacia adelante, el viejo jardinero le clavó las tijeras de podar a nuestro compañero en la barriga y cayeron los dos.

Lo que ocurrió fue que los chicos de 6to nos escucharon hablando de los ruidos y se inventaron una historia, cometiendo el pesado error de no aclararnos que el jardinero no era un fantasma, sino un ser de carne y hueso. No hemos sabido del colegio, jardinero o matorrales porque nos mudamos de cole, más sí nos han llegado rumores de que ahora sí se escuchan ruidos extraños y se ven dos sombras en la noche cerca de los matorrales, en el patio del colegio.

El hombre del garfio

El hombre del garfioUno de los cuentos de terror escalofriantes que acostumbran a contar en California, Estados Unidos, es la leyenda de un hombre que se había escapado de un manicomio, el cual era un asesino demente, el cual no se lo volvió a capturar, aunque muchas personas aseguran haberlo visto.

Una pareja que se prestaba para pasar una noche fabulosa, se dirigió a un mirador ubicado en una ruta bastante poco transitada, en donde decidieron parar el auto en una zona llamada el carril de los amantes en plena noche para de esa manera poder tener un tiempo de intimidad.

Mientras escuchaban música y la pasaban bien, la radio local se detuvo por unos instantes para dar una noticia de último momento y con bastante urgencia, el locutor de dicha radio anunció que uno de los dementes más peligrosos del manicomio local se había fugado recientemente, por lo que se recomendaba a todas las personas aguardar en sus casas hasta que se lo capture. El locutor advirtió que se trataba de un asesino que estaba completamente loco, y que las autoridades estaban haciendo todo lo posible para volver a capturarlo. A su vez pedía que a quienes se encuentren en la calle y vean a una persona con un garfio en vez de mano, una de las características más distintivas de esta persona, que simplemente den aviso a la policía para de esa manera conseguir tranquilizar a todo el pueblo que se mantenía alerta.

La mujer que se encontraba con el joven automáticamente se alteró demasiado, y le pedía que se quería ir a su casa y que necesitaba que la lleve de urgencia, algo que no le llevo la importancia el joven, y trato de tranquilizarla. Luego de ello cerraron con seguros todas las puertas y pusieron la música en el volumen más alto, para de esa manera evitar cualquier tipo de distracciones.

Finalmente luego de un tiempo el joven llevó a su pareja a su casa, al llegar la mujer se bajó, y al llegar a la puerta de su casa se dio la vuelta, miró el auto y gritó aterrorizada.

Al parecer el auto estaba todo rayado por algo que nunca supieron de qué se trataba, pero la mujer afirma que pudo haber sido el asesino con su garfio que se encontraba cerca de ellos mientras mantenían un tiempo de intimidad juntos.

Los gigantes realmente existieron en La Tierra

Los gigantes realmente existieron en  La Tierra

Son muchos los relatos que podemos conocer que están directamente relacionados con los gigantes. En la Mitología Griega, La Biblia y en muchas otras ocasiones se nombra a humanos de tamaños exagerados, en ocasiones ayudando al humano promedio y en otras, luchando contra él, pero parece ser que en esa época, era normal encontrar personas que midieran alrededor de cuatro metros de altos.

Con el tiempo, solo se tenía como evidencia diferentes manuscritos y algunas pinturas rupestres que manifestaban que había personas gigantes coexistiendo con los seres humanos promedio, pero a medida que pasó el tiempo, diferentes investigaciones en diversas partes del mundo dieron como resultado mucha evidencia de que los gigantes realmente existieron.

Cuentos de ciencia ficcion

Se han encontrado muchos fósiles de esqueletos de gigantes, lo cual en conjunto con los manuscritos se han convertido en evidencia irrefutable de que los gigantes realmente existieron. Construcciones antiguas asombrosas como las pirámides de Egipto, entre muchas otras, pueden tal vez encontrar una explicación de la mano de este increíble descubrimiento ya que la idea de hombres de proporciones extraordinarias levantando rocas de una tonelada, se ve más factible que un grupo de personas normales haciéndolo, sin tecnología de ningún tipo.

En la actualidad son muchos los fósiles que se pueden apreciar de gigantes y se comprobó que los mismos eran completamente humanos, a pesar de que diferentes leyendas dicen que los mismos, podrían ser resultado de la relación entre mujeres humanas y dioses, lo cual daría como resultado semidioses de tamaño gigante. Hasta el momento, se desconoce desde que momento comenzaron a existir los gigantes, tampoco se conoce el porqué de su tamaño y así mismo, no se tienen datos de cuándo y por qué dejó de existir este tipo de humanos que al parecer, vivían muchos más años que el humano promedio y según podemos estimar, tenían más fuerza y habilidad.

Los espectros del cementerio

Los espectros del cementerioHace años las pesadillas de terror me perseguían día tras día. No había una madrugada en la que no despertara bañado en sudor o por lo menos gritando fuertemente. Los temas de mis sueños eran diversos, aunque la mayoría de las veces terminaban en las mismas circunstancias.

Infaliblemente me perseguían ánimas del más allá. Sabes a lo que me refiero, ese tipo de sueño en el que por más que corres, jamás puedes alejarte lo suficiente del peligro. Para empeorar las cosas, mi escapada terminaba cuando me encontraba en un callejón sin salida.

Mi corazón se me salía por la garganta al notar que las apariciones iban a terminar con mi vida, hasta que abría los ojos y ya estaba en mi recámara de nuevo.

Sin embargo, una noche en la que la redondez de la luna llena podía apreciarse totalmente, es decir, no había ninguna nube en el cielo que se interpusiera entre el satélite y la ventana de mi alcoba, me acosté a dormir con la esperanza de soñar cosas agradables.

Para asegurarme de que eso fuese lo que pasara, únicamente cené un par de bizcochos acompañados de un vaso de leche. Al principio mi sueño marchaba sin exaltaciones. No obstante, de momento la locación en donde me hallaba se cambió por la del cementerio municipal.

Podía leer las inscripciones que había en cada una de las lápidas. Lo más impresionante era que cada uno de esos epitafios hacía referencia a un homicida distinto. Miré al cielo y observe que la luna estaba tal y como la recordaba antes recostarme.

– Tengo que despertar, tengo que despertar. Pensaba en voz alta mientras caminaba hacia donde se suponía que se ubicaba mi domicilio.

A pesar de eso llegué hasta allá y miré a través del ventanal que aún continuaba dormido. Supe que no había escapatoria, el enfrentamiento con los espectros era inevitable. Imaginé que traía en la bolsa del saco de mi piyama una navaja afilada. La empuñe firmemente y enfrente a los fantasmas. El más bravo de ellos consiguió herirme en el brazo izquierdo.

Luego de una lucha encarnizada, mate a todos y en ese momento me desperté. Encendí la luz y noté que mi brazo continuaba sangrando. Hasta hoy no he podido encontrar la navaja que traía en el sueño.

El misterio de la caminante de negro

El misterio de la caminante de negro

En Estados Unidos, a menudo ocurren hechos sobrenaturales o extraños, pero muchas veces son seres humanos los protagonistas de historias extrañas que atormentan a aquellos quienes las conocen. En esta ocasión hablamos del misterio de la caminante de negro o “la mujer de negro” traducido literalmente de su apodo en inglés, una misteriosa mujer quien camina sin descansar por todo estados unidos. Se dice que la misma ya lleva recorridos miles de kilómetros e increíblemente nadie la ha visto detenerse a comer, dormir o hacer cualquier otra cosa. Su aspecto sin embargo, se ve como el de una mujer normal, pero de más está decir que aparentemente no lo es.

Además de su extraña condición la cual le permite mantenerse caminando sin detenerse, esta mujer se encuentra completamente vestida de negro, además posee un equipaje el cual está envuelto en trapos del mismo color, de ahí su nombre. Su cabello y parte de su rostro se encuentran tapados por un pañuelo y su cabeza siempre está mirando hacia abajo. Muchas personas han intentado entablar alguna conversación con esta mujer, pero todos los intentos han sido en vano, ella pasa por al lado de la gente sin detenerse, como si no las viera.

cuentos

Muchas personas afirman que han visto a esta mujer hacer cosas sobre naturales como flotar en el aire, otros afirman que puede caminar sobre el agua. Hay quienes indican que la han visto desaparecer en la noche y de ser un fantasma o algo por el estilo, todos están asombrados pues esta mujer sería una de las pocas ánimas o entes sobre naturales que se deja ver a plena luz del día y a ojos de todos. Hasta el momento, se sabe que la caminante de negro sigue dando vueltas por Ohio, pero nadie sabe cuál será su próximo destino. El porqué esta persona puede caminar tanto y los motivos por los cuales lo hace sigue siendo todo un misterio hasta el momento.

El espejo

El espejo

Las casas antiguas son poseedoras de una gran cantidad de historias macabras y misteriosas, en este caso nos centraremos en una historia sucedida aproximadamente hace un año en una lejana residencia en el sur de América.

Se trataba de una llamativa casa estéticamente hablando, la cual una familia decidió adquirir por un precio realmente seductor. De esta manera, y luego de haber realizado todos los trámites de compra, la familia compuesta por marido, mujer y dos pequeños, se estableció en la comodidad del hogar.

La propiedad era realmente amplia, contaba con dos pisos, seis habitaciones con baños propios, una sorprendente cocina y otros ambientes diseñados simplemente para el confort y actividades de recreación. De esta manera, la familia hasta se podía dar el lujo de contar con mascotas dentro de la misma casa.

Las semanas pasaban y todo parecía transcurrir de la mejor manera, cuando una noche de repente, uno de los niños vivió una experiencia realmente extraña. Al entrar al baño de su habitación durante primeras horas de la madrugada, observó en el espejo unas extrañas huellas, similares a huellas dactilares, ante lo cual el mismo no prestó mucha atención.

Más tarde esa misma noche, el niño despertó al escuchar un impactante ruido dentro del propio baño. El temor del pequeño lo llevó a emitir un grito que despertó a toda la familia, el resto de los integrantes acudió casi de forma instantánea a la habitación sorprendidos por este desgarrador grito.

Una vez calmado el niño, habiendo explicado aquel sonido notado dentro del baño, la familia decidió tomar ciertos recaudos antes de ingresar todos juntos a registrar el lugar. Una vez dentro realmente no pudo dilucidarse nada fuera de lo común, a excepción de estas aparentemente huellas digitales observadas anteriormente.

La primera en notar estas huellas fue la madre, ante lo cual y sin pensarlo decidió borrarlas con sus propias manos, lo sorprendente ante esto fue que las manchas ni se inmutaban ante el esmero de la mujer. Esto sin dudas sorprendió a su esposo, el cual trató igualmente de quitar las manchas sin obtener resultados.

Los minutos pasaban y la incertidumbre ante estas manchas crecía, de esta manera, el hombre un tanto inquieto decidió desarmar el espejo para limpiarlo en detalle. Una vez culminado este proceso, la familia se dio con una noticia que a más de uno estremecería, las mancha

El misterio de la isla Oak

El misterio de la isla Oak

El Universo encierra un sinfín de misterios que no se explican con las reglas lógicas del mundo en sí. Muchos de estos son más interesantes que otros e increíblemente muchas veces los seres humanos somos los creadores de algunos de ellos. En este caso hablamos de un misterio creado hace cientos o miles de años, se trata del misterio de la Isla Oak.

En las costas de Canadá, se encuentra una pequeña porción de tierra cubierta por pastizales, que posee algunos árboles y algunas pocas especies de criaturas habitando en ella. Este lugar parecía no tener nada de emocionante, hasta que un día, en la expedición de búsqueda de rastros de un animal, unos investigadores se toparon con huecos en la tierra muy poco convencionales, aparentemente no creado por animales salvajes.

Como los investigadores de animales no conocían del tema, llamaron a otros especialistas que pudieran ayudarlos y para sorpresa de todos, se encontraron con que por toda la isla, había diferentes agujeros creados por aparentemente humanos. Por supuesto no eran agujeros comunes, sino que se trataba de largos hoyos los cuales tenían sus entradas protegidas por maderas y otros materiales que ayudaban a reforzar la estructura de la entrada.

Ya con la maquinaria y seguridad necesarias, los especialistas se dispusieron a investigar en profundidad y lo que encontraron fue realmente sorprendente. Estos huecos en la tierra se trataban de escondites de unas profundidades increíbles, tanto que incluso algunos de estos huecos no se han llegado a revisar por completo. Dentro de estos escondites se hallaron piezas de oro, escritos tallados en piedras, con caracteres en idiomas desconocidos e incluso se estima que todo el lugar se trataba del hogar de una civilización subterránea.

Hasta el momento, todavía se están realizando investigaciones sobre este lugar, pero es mucho lo que hay por explorar. En una isla tan pequeña como lo es Oak, hay más de una docena de huecos sumamente profundos que poseen extrañas construcciones dentro, donde además se han visto escritos en las paredes y suelos. No se había conocido que haya vivido nadie en este lugar, por lo cual el quién o qué hayan hecho estas cosas o hayan intentado dejar un mensaje, todavía es todo un misterio.